Qué es la Web Física o cómo interactuar con nuestro entorno a través de un navegador web

Qué es la web física

Hoy en día estamos cada vez más acostumbrados a oír hablar sobre el Internet de las Cosas o NFC. Estas tecnologías han cambiado en muchos aspectos nuestro día a día. En este artículo os presentamos otras como Web Bluetooth o Web Física que quizás no conocíais.

Podríamos definir Internet of Things como la interconexión digital de objetos con Internet para intercambiar información con otros dispositivos. Tenemos un ejemplo del Internet de las Cosas en los relojes inteligentes. Estos dispositivos indican nuestras pulsaciones, distancia recorrida, horas de sueño, etc. Además, se conectan a nuestro dispositivo móvil para permitirnos ver estadísticas de nuestra actividad diaria. Es un hecho que este modelo está en constante crecimiento, y compañías como Cisco preveen que en 2020 tendremos más 50 billones de dispositivos conectados a Internet. Entender este concepto es fundamental para comprender el objetivo de la Web Física.

Gracias a las últimas especificaciones de Bluetooth y la nueva Web Bluetooth API podemos dar un paso más allá y acercarnos a cumplir lo que nos promete Google a través de la Web Física: «Walk up and use anything» (o «Acércate y usa cualquier cosa» en español). Pero, ¿qué significan estos conceptos? ¿En qué consiste la Web Física y cómo nos puede afectar su implantación en nuestro día a día? Comencemos desde el principio.

¿Qué es Web Bluetooth?

Web Bluetooth es una API que nos permite la interacción de dispositivos con la web. El funcionamiento sería tan sencillo como conectarnos mediante nuestro navegador web a un dispositivo cercano con Bluetooth. Una vez conectados podremos controlarlo remotamente mediante el navegador.

Bluetooth es un protocolo de comunicaciones desarrollado en el año 1994, con el objetivo de ofrecer una versión alternativa a las comunicaciones con cables.

Durante estos años se han desarrollado varias versiones de este protocolo, pero vamos a destacar la que ha permitido la creación de la tecnología web que estamos tratando en este artículo. Bluetooth 4.0, más conocido como Bluetooth de baja energía (Bluetooth Low Energy) o Smart Bluetooth, fue lanzado en el año 2010 y es destacado por su bajo consumo de energía, lo que permite su implantación en pequeños dispositivos con baterías que pueden durar años sin necesidad de cargarlas.

Bluetooth Smart Logo

A pesar de llevar ya unos años en desarrollo, la tecnología Web Bluetooth todavía no forma parte del estándar de W3C, y no se recomienda usarla en producción por el bajo porcentaje de dispositivos compatibles: aproximadamente un 50%, entre los que se encuentran los navegadores de Android, Chrome y Opera. Podemos conocer mejor el funcionamiento de esta API a través de su documentación oficial.

El papel de Google: balizas y Web Física

Han pasado unos años desde que Google presentó una propuesta para que los dispositivos móviles puedan interactuar con el entorno que les rodea: Web Física (Physical Web) y balizas (Beacons).

Physical Web Logo

A través de su página web, describen la Web Física como un «enfoque abierto que permite interacciones rápidas y sin fisuras con objetos físicos y ubicaciones», mediante el uso de balizas que son escuchadas por los dispositivos de los usuarios a través de Bluetooth.

Cada elemento que emita una baliza contará con su propia página web, que podrá ser estática con ciertos datos o interactiva. A esa web podremos acceder desde nuestro dispositivo, acercándonos y a través de la notificación que recibiremos. Cabe destacar que no necesitaremos conexión a internet para interactuar con estos elementos, ya que se realiza en redes locales.

Ejemplo Web Física

Gracias a esta tecnología, podremos interactuar con los elementos que nos rodean: parquímetros, carteles, paradas de autobuses, tiendas, museos,… Y todo ello sin instalar ninguna aplicación adicional.

Imaginemos que nos acercamos a una parada de autobús y podemos ver de forma rápida desde nuestro móvil cuándo pasará el autobús que estamos esperando, o estar en un centro comercial y que, cuando realicemos una compra, esta información sea recogida por el parquímetro para aumentar nuestra estancia. Otro ejemplo podría ser encontrarnos un perro cuyo collar implemente esta tecnología y podamos saber al instante si se trata de un perro perdido. En caso afirmativo, notificar al dueño, como podemos ver en el siguiente vídeo.

Pero, ¿cómo funciona exactamente? Gracias a la Web Física podremos ver una lista de enlaces de los objetos que tenemos a nuestro alrededor. Estos objetos contarán con una baliza BLE (Bluetooth Low Energy), que es un dispositivo que emitirá las señales de Bluetooth mediante Eddystone, un protocolo abierto y multiplataforma introducido por Google en 2015, que permite la comunicación sin instalar ninguna App y, además, puede enviar información sobre sensores (temperatura, humedad,…).

Web Física

Podemos ver una presentación realizada por el equipo de desarrollo a través de este vídeo.

En resumen, podemos concluir que una Web Física está compuesta por una baliza y una URL que nos da acceso a una página o aplicación web.

Como es un proyecto Open Source, también podemos acceder a su repositorio oficial de GitHub para leer su código, documentación y tener acceso a demos y recursos.

Balizas, otra vez

Hablando de balizas (o beacons, en inglés) seguramente recordemos otra tecnología bastante introducida por Apple en iOS 7, iBeacon. También haciendo uso de Bluetooth Low Energy, una de las propuestas con las que se anunció era que las tiendas detectaran a potenciales compradores. Al reconocerlos cerca, enviaban publicidad a sus dispositivos. Un ejemplo serían ofertas especiales que pudiesen ser de interés para ellos.

iBeacon

El futuro de esta tecnología

Como vemos, es un avance en el mundo de las comunicaciones, y supone una alternativa a otras tecnologías como NFC. Esta tecnología tiene un rango de alcance máximo es de 20cm, frente a los 100m de BLE.

Algunos analistas aseguran que el concepto de Physical Web supone el futuro de Internet. Sería un gran paso en el desarrollo del Internet de las Cosas, permitiendo que estemos cada vez más interconectados a los elementos que nos rodean. ¿Será un paso más para la desaparición de las aplicaciones móviles? ¿Creéis que la tecnología web le está ganando terreno a las aplicaciones móviles? Os invitamos a que nos indiques en los comentarios qué opináis sobre estas cuestiones, si conocíais ya esta tecnología y qué usos creéis que se podría dar además de los ya mencionados.