WordCamp Granada 2018… desde mis ojos

WordCamp Granada 2018

Los pasados 16, 17 y 18 de noviembre de 2018, se ha celebrado en Granada su primera WordCamp, un evento fascinante que nos ha hecho, a todos los asistentes, disfrutar al máximo, encontrarnos con viejos conocidos y conocer a gente nueva. Aquí te cuento cómo he vivido yo la WordCamp Granada 2018… desde mis ojos

Antes de nada, me gustaría explicarte lo que es una WordCamp, por si aún no lo sabes. Una WordCamp es un evento organizado por una comunidad local de WordPress (en este caso ha sido la de Granada), en la que se juntan profesionales y aficionados de esta herramienta, para asistir a ponencias, hacer networking, compartir conocimiento,… Pero, ¿cómo ha sido la WordCamp Granada 2018? Espera, que te lo cuento desde mi punto de vista.

WordCamp Granada 2018

Llamada a ponentes

«Es 19 de agosto. Mañana, a las 10:00 de la mañana se abre la llamada a ponentes, ¡qué nervios! Voy a hacer un repaso a las ponencias que quiero presentar, a ver si hubiese suerte y eligen alguna. Sería todo un orgullo que me eligiesen para dar una charla. ¿Qué mejor sitio para estrenarse como ponente de WordCamp que en casa?».

Así es como me encontraba yo un día antes de que empezase el plazo para la llamada a ponentes. Al día siguiente, justo a las 10:00 de la mañana, presenté mis 4 candidaturas. La suerte ya estaba echada, ahora solo tenía que conseguir que a los miembros de la organización les molase alguna.

Tres semanas después, el 7 de septiembre, se cerró el plazo de inscripciones. Ahora solo tocaba esperar.

El día de la respuesta

Recuerdo cuando me levanté el día 15 de septiembre. Al mirar el móvil, vi que tenía un correo de la organización de WordCamp Granada 2018. ¿Qué podría ser? Estaba entusiasmado por abrirlo. Sin embargo, se me hacía tarde, pues había quedado con Sonia (mi pareja y compañera de la comunidad de WPGranada) para un taller de Thermomix. «Mmm… solo un vistacito», pensé. Pero al final, decidí que quería leerlo con ella.

Durante el tiempo que duró el taller no podía dejar de pensar en el correo. ¿Qué pondría? Sabía que era por el tema de la ponencia, pero ¿habría sido elegido o rechazado? Justo al finalizar, cogí a Sonia y nos fuimos a un sitio tranquilo, en el que no pasase mucha gente. Necesitaba relajarme, pues mi corazón estaba a punto de estallar por los nervios.

Al final nos sentamos en el coche, saqué el móvil, abrí el correo y… ¡había sido seleccionado! Pegué un grito de alegría y Sonia se puso a llorar emocionada. ¡Qué ilusión! Ya no solo por la ponencia, sino porque iba a tener la oportunidad de compartir mis conocimientos y ayudar a otros compañeros, además de conocer y reencontrarme con gente a la que admiro mucho.

Preparando la ponencia

Ahora, tocaba preparar la ponencia, por lo que me planifiqué en mi calendario unas horas al día para ello. Comencé ordenando mis ideas, lo cual me sirvió para redactar el guión. Una vez lo tuve preparado, lo leí y pensé en las distintas diapositivas que iba a tener la ponencia. Me dediqué a colocar un número en las partes del guión donde iba a ir cada diapositiva y a escribir en un documento de texto una descripción de cada una de ellas.

Sonia, por su parte, me echó una mano con el montaje, pues he de reconocer que tiene un gusto para el diseño mucho mejor que el mío. Con el guión escrito y las diapositivas montadas, tocaba ensayarla y aprenderla. Para ello también conté con la ayuda de Sonia (ains… qué haría yo sin ella) que, además de mostrarme los errores que tenía para poder corregirlos, supo imitar a la perfección a la gente que te pone al límite cuando estás hablando (aún me acuerdo del cabreo que pillé cuando no paraba de decir todo el rato «me aburro» y de hacer ruido con el móvil, pero son los detalles en los que nunca pensamos cuando preparamos una ponencia y de los que le estoy muy agradecido).

Un palo poco antes del evento

Sonia había sido elegida, semanas antes, como voluntaria para la WordCamp Granada 2018. Me hacía ilusión, pues así no iba a tener que estar «sola» en el evento, sino que iba a poder estar con otros compañeros, haciendo una de las cosas que más le gusta: ayudar.

Sin embargo, su entrada en Ironhack hizo que su tiempo libre se viese mermado de forma drástica, pues es una formación muy intensa en la que si pierdes el hilo, puedes perder mucho más también. Por ese motivo, y tras meditarlo mucho, decidimos que lo mejor era que renunciase al voluntariado y se quedase en Madrid, trabajando y descansando, ya que un viaje «relámpago» a Granada no era una buena opción en esas condiciones.

Para mí fue un auténtico golpe en la cara, pues no iba a tener a mi lado a la persona que me ha apoyado desde el principio y que me había estado ayudando en todo, pero era la mejor decisión. Ahora, de coña, digo que «Ironhack me ha quitado a mi chica», pero en aquel momento me sentó como una patada.

Me voy para Graná

El jueves 15 de noviembre, bajé de Madrid, pues no quería hacer el viaje el propio viernes, para así poder descansar un poco antes del gran día. De paso, aproveché para visitar a mi familia en Carchuna (Granada), el pueblo que me ha visto crecer y convertirme en lo que soy ahora mismo.

Pasé la noche en casa de mis padres, y el viernes por la mañana, con las pilas recargadas me fui para Granada.

Comienza la WordCamp Granada 2018: Contributor day

Aunque lo normal es que el Contributor day de una WordCamp se celebre el día después de las ponencias, en «Graná» hacemos lo que nos sale de la p***a (palabra granaína), así que la organización decidió hacerlo el primer día.

He de decir que estaba nervioso, ya no solo por el reencuentro con mis antiguos compañeros y amigos de WPGranada, sino porque iba a conocer a gente a la que admiro mucho y con la que solamente había tenido ocasión de hablar por Twitter o el Slack de WPEspaña.

Saludando a viejos amigos…

Nada más entrar al Breaker (centro de la Universidad de Granada, orientado al emprendimiento), vi a Antonio Cantero, uno de mis compañeros de Granada. Con él, estuve hablando un rato sobre… todo en general. Hablamos de como estábamos, de cómo iban nuestras vidas, nuestros negocios,…

De pronto, escuché una voz conocida y vi una mano llamándome desde detrás del tumulto. Era Ángel Moreno, compañero también de WPGranada y uno de los organizadores de la WordCamp. Fui hacia él, quien me dio un abrazo y me dio mi acreditación.

… y a nuevos, como no

Una vez acreditado, di una vuelta y saludé a Jaime Gármar (WP Collado Villalba), a quién ya tenía el placer de conocer gracias a un Meetup que dio en WPMadrid, y a Pablo Moratinos (WPIrún) al que solo conocía de haber intercambiado algún que otro tuit, y al que me hizo mucha ilusión saludar en persona.

También saludé a Nilo Vélez (WPSevilla), una persona a la que admiro mucho por todo lo que me ha enseñado sobre traducciones de WordPress. De ese momento, recuerdo cuando me acerqué a Nilo y le dije «hola…» y él, me abrazó y me dijo «¡hola!, ¿cómo estás?», como si me conociese desde siempre. El hecho de que alguien a quien tienes como un referente en la comunidad WordPress te reconozca y te trate como un igual, hace que se te llene el cuerpo de emoción.

El siguiente a quien me acerqué fue al gran Fernando Tellado, uno de los «padres» de lo que hoy se conoce como WordPress España, y que gracias a su blog Ayuda WP, muchas veces he salido de más de un apuro. Fernando, en un primer momento no me reconoció (es normal, pues trata con un montón de gente a diario), pero en cuanto le dije «el del infinitivo y el imperativo del canal de traducciones de Slack», se rió y dijo «la madre que te parió», y estuvimos hablando entre risas de la anécdota que le recordé.

Saludando a Fernando Tellado
Foto de Pablo Moratinos

Por último, antes de que Rafa Poveda (WPSevilla) nos contase qué era WordPress y qué era eso de las WordCamps (para todos aquellos que aún no lo supiesen), estuve saludando y charlando con otros compañeros de WPGranada, como Jesús Yesares, Lolo Marchal, David Pérez, Aurora Ruiz, Amal Amrani, Francisco Torres, Guillermo García, Daniel Jiménez, Antonio Martínez, Sacra Jáimez, Anabel Sánchez,.. (todos ellos organizadores y voluntarios), de WPMálaga, como Francisco Calderón o Fonso Sánchez, y de WPMadrid como Carlos M. Díaz.

Ayudando en el Contributor day

Después de la introducción, se formaron las distintas mesas de trabajo, para que los nuevos miembros de la comunidad (o aquellos que aún no lo hubiesen hecho), aprendiesen todas las formas con las que se puede contribuir a WordPress.

Yo, me fui a la mesa de traducciones, dirigida por Nilo, ya que suelo ayudar a la traducción de plugins del repositorio del inglés al español. Como había gente que nunca había realizado ninguna traducción para WordPress, ayudé a Nilo a enseñar a los más novatos.

Después, fui hacia la mesa de Gutenberg, donde José Ángel Vidania (WP Collado Villalba) estaba enseñando como utilizar el nuevo editor que incorporará WordPress a partir de la versión 5.0, y a como crear bloques personalizados con Javascript.

Una vez terminada la jornada, tocaba ir a «ponerse guapo» para la cena de organizadores, voluntarios, ponentes y patrocinadores.

Una cena mágica

Quedé con Aurora Ruiz para ir juntos a la cena, ya que ella vive cerca del hotel en el que me alojaba. Llegamos al Carmen de la Victoria, un sitio pintoresco, donde puedes pasear por su precioso jardín mientras te deleitas con la belleza de la Alhambra. Si hay algo que distingue a Granada del resto de ciudades, es la magia que esconde en sus rincones, haciendo que su belleza te cautive (y no lo digo porque sea de allí, puedes preguntarle a quien quieras).

La Alhambra de Granada
Foto de Pablo Moratinos

Cenamos un cocktail en el jardín, donde los camareros iban pasando con bandejas de comida y bebida, para que los comensales se sirviesen. Durante la cena, tuve ocasión de conocer a Paco Marchante y Víctor Sáenz (WPCádiz) con quien estuve conversando sobre la WordCamp Cádiz que están organizando para octubre de 2019.

Pero si hay algo que destaque de esa noche, aparte de las maravillosas vistas, fue el poder hablar con Rocío Valdivia (WPSevilla), a quién le debo que me enseñase, gracias a su charla en WordCamp Chiclana 2017, todo lo que es la comunidad de WordPress. De Rocío, me sorprendió el hecho de que también me reconociese y me saludase como si fuésemos amigos de toda la vida.

Después de la cena, nos hicimos la foto de grupo con la Alhambra de fondo y nos fuimos a dormir. Había que coger fuerzas para el día siguiente.

El gran día

El sábado 17, a las 8:00, quedé con mi buen amigo Luis Poda, para ir juntos al Palacio de Congresos de Granada, sitio en el que se iba a celebrar la WordCamp. Un paseo matutino y una charla de amigos, nos sirvió para espabilarnos.

Nada más llegar, me encontré con otros compañeros de WPMálaga, como fueron Fede Padilla, Berni Bernal, Raúl González o Sergio Kolomiychuk, además de con Francisco Calderón y Fonso, a quienes ya había visto el día de antes, y a Roberto Miralles (WPChiclana). Fuimos a acreditarnos y nos dieron una bolsa con una camiseta y pegatinas de la WordCamp: regalos que a cualquier friki como yo le gustan.

Después de acreditarnos y hacer un poco de networking, nos dirigimos a la sala principal donde Fran Torres nos hizo una presentación de cómo se había gestado todo y…

El mejor momento de WordCamp Granada 2018

Aquí creo que sobran las palabras, así que dejo el enlace al vídeo grabado por Pablo Moratinos (sí Pablo, tu material fotovideográfico me ha venido muy bien, gracias), en el que puedes ver la gran actuación de Fran Torres. Sin duda, un momento que nos hizo reir, sentir y disfrutar a todos los que allí estábamos.

Comienzan las ponencias

Sobre las 9:45, dieron comienzo las charlas de la WordCamp. Estas, estaban divididas en 3 categorías: general, desarrollo y talleres (por la tarde, también hubo de diseño y UX).

La primera ponencia en la que estuve fue la de JJ Merelo, en la que nos enseñó como se podía utilizar Git para todo, seguida de la de Jaime Gármar y como por utilizar código libre el Karma 2.0 te podía ayudar.

Jaime Gérmar en WCGranada

Después de una paradita para el café (en la que tuve ocasión de conocer a Mónica, una chica que asistía a una WordCamp por primera vez, y de encontrarme con JotaEle Díaz de WPGranada), continuamos viendo cómo Gutenberg lo va a cambiar todo en WordPress, de la mano de Fernando Tellado, y una introducción a las traducciones de WordPress, con Nilo Vélez. Aunque ya tenía experiencia en eso último, siempre se puede aprender algo nuevo (a la vez que te echas alguna que otra risa).

Foto de grupo y a la rica paella

Sobre las 13:40 de la tarde, nos hicieron subir a la azotea del Palacio de Congresos, para hacer la «foto de familia». Como éramos más de 300 personas, mientras subía todo el mundo, Fátima (mujer de Nilo) se dedicó a entretenernos y hacernos reir lanzándonos patitos de goma para que los cogiésemos (algunos, se daban hasta tortas por ellos). De esta forma, combatíamos el sofocante calor que hacía ese día en Granada.

Asistentes WCGranada
Foto sustraída de forma… alegal del artículo de Jesús Yesares

Con la foto hecha, había que refrescarse y llenar el buche. Para ello, la organización nos invitó a unos canapés y una rica paella, que disfruté en compañía de mis amigos Fede Padilla, Fonso Sánchez, Luis Poda, Jesús Yesares, Lolo Marchal, Francisco Calderón y todos los que allí se encontraban.

Segunda tanda de ponencias

Después de la comida, volvimos a las charlas. En esta ocasión, me decanté por David Navia, que nos enseñó varios trucos y plugins para la biblioteca de medios de WordPress, y por Piccia Neri y su forma de utilizar los principios de Design Thinking para mejorar la UX y el marketing.

También estuve en el taller de Alejandro Hernández, con el que pudimos aprender (o repasar) la forma de depurar código con WordPress.

La hora de la verdad: toca dar una charla

Y por fin llegó el gran momento, en el que tenía que exponer. Le pedí a Sacra (a la que habían asignado ser mi sombra) que me buscase una botella de agua, por si acaso se me quedaba la boca seca mientras hablaba.

Juan Manuel Civico - WCGranada
Foto del Twitter de WPGranada

Mientras David Pérez me presentó, yo me dediqué a respirar hondo antes de salir al escenario, para así controlar mis nervios y evitar que me jugasen una mala pasada. Cuando me tocó el turno, salí a darlo todo y… parece que lo hice bien, pues al finalizar, fueron muchos los que vinieron a preguntarme y felicitarme (entre ellos, Juan Hernando, más conocido como Ciudadano B, responsable de la PonteWordCamp 2018).

Después de la ponencia, me hubiese gustado asistir a la de Juan, pero todavía había gente haciéndome preguntas, por lo que me quedé en el pasillo haciendo un poco de networking, así que me va a tocar esperar a que suban todas las ponencias a WordPress TV para poder ver las que me perdí.

Mesa redonda y cierre

La última charla de la WordCamp fue una mesa redonda, mediada por Juan Hernando, en la que Rocío Valdívia, Fernando Puente y JJ Merelo debatían sobre la temática que se les proponía.

Para cerrar, Ángel Moreno dijo unas palabras en las que agradeció al resto de la organización y a los voluntarios todo el trabajo que habían realizado, a los patrocinadores y ponentes su ayuda, y a los asistentes el que hubiesen ido al evento. También anunció que se estaba cociendo la primera WordCamp Cádiz y que estaría lista para octubre de 2019.

After Party

Toda WordCamp tiene su momento de baile y fiesta, y en esta no podía faltar. La organización nos invitó a todos a Neptuno 365, un local inaugurado no hace mucho. Ahí, aparte de bailar y pasarlo estupendamente con el resto de compañeros, tuvimos la ocasión de degustar la fuente de chocolate, por cortesía de SiteGround.

Al día siguiente, había ruta y tapas por Granada, pero el cuerpo me pedía descansar, así que preferí volver a visitar a mi familia una vez más antes de volver a Madrid. Espero que mis compañeros de WPGranada me disculpen esta falta. Y tú, amigo mío, si tienes curiosidad por saber lo que pasó ese día, seguro que algún otro de los que allí estuvimos el fin de semana puede contártelo.

Conclusiones

Como has podido ver, una WordCamp no es solo un evento para hablar de WordPress. Una WordCamp es una experiencia en la que conoces a personas que dedican parte de su tiempo a hacer de WordPress la herramienta que es hoy en día, compartes tus conocimientos con los demás, aprendes de ellos, creas nuevos contactos y, de paso, te lo pasas genial.

La próxima WordCamp es en Zaragoza, los días 26 y 27 de enero de 2019. ¿Te vienes?

Por cierto, por aquí te dejo el enlace para que puedas descargar mi ponencia.