El Final de #WCMAD (WordCamp Madrid 2019)

Wapuu #WCMAD

A pesar de que yo no soy tan rápido como Pablo Moratinos que escribe su vivencia en una WordCamp justo cuando acaba, como dice el gran Juan Hernando: «Una WordCamp no acaba hasta que no escribes sobre ella». Así que yo no quería ser menos y con este artículo, finalizo WordCamp Madrid 2019.

Aunque por cuestiones de trabajo he tenido que dejar un poco de lado el blog (disculpa mi querido lector), sí he querido sacar unos minutos para hablar de mi experiencia, de nuevo como voluntario, en WordCamp Madrid 2019. Así que acomódate amigo mío, que empiezo:

Voluntarios y organizadores de #WCMAD

Primeros encuentros

A las 17:30 del viernes 5 de abril, quedé en recoger a Lorena Meana y Fonso Sánchez (quienes también iban como voluntarios) para ir a La Nave, a prepararlo todo para el día siguiente.

Ambas, son personas a las que les tengo cariño. A Lorena, la conozco de los Meetups de WPGranada. Ahora vive en Madrid, como yo, así que cada vez que nos vemos cae alguna anécdota que otra sobre eso. Fonso es de Málaga y tuve el placer de conocerlo en persona en la WordCamp Granada 2018. Un tío, que al poco rato de conocerlo, te demuestra que puedes confiar en él.

No fue difícil llegar a la Nave. Nada más llegar, vimos que salían David Pérez y Jesús Yesares, ambos organizadores de WPGranada y el primero de ellos ponente en esta WordCamp (y como no, muy buenos amigos). Fue toda una alegría verlos, pues estando aquí en Madrid, se les echa mucho de menos. Aunque me hubiese gustado pasar más tiempo con ellos, no podía, pues tenía que ayudar a preparar todo. Pero bueno, tampoco pasaba nada, pues iba a tener todo un fin de semana para hablar con ellos… y con otros muchos más.

Al entrar, pudimos saludar a otro de nuestros compañeros de Granada, Ángel Moreno, quién también iba de voluntario. Otros a los que vimos fue a Dani Serrano (WPMóstoles), Julio Loupias (WPAlcobendas) y Jaime Gármar (WPVillalba), todos ellos, grandes amigos y organizadores del evento.

Pero si hay alguien a quién me emocionó ver fue a Carla Saiz (WPMadrid). Es una persona a la que admiro mucho, por su coraje y todo lo que ha luchado, y tenía muchas ganas de conocerla en persona. Toda una lider, sin duda.

Al lío

La primera tarea que me encomendaron fue la de recortar las pegatinas de la WordCamp para los asistentes. Allí estaba Laura Esse haciendo la misma labor, así que comenzamos a hablar (lo bueno de una WordCamp es la cantidad de gente que conoces). Carla también se unió al equipo de «corta-pegatinas».

Mientras recortaba, llegó Jaime Gármar buscando tres voluntarios para que pusiesen las mesas de los patrocinadores y de los cafés, así que me uní junto con Guillermo Chico, quién me reconoció de un Meetup de Alcobendas (ya no se me olvida tu cara) y Raúl Hermoso (WPTorrelodones).

Entre los tres, y bajo las órdenes de Jaime y Julio, dejamos listo el espacio para los sponsors, quienes comenzaron a llegar para montar sus stands.

Hecho esto, nos fuimos a ayudar a terminar de preparar las bolsas de regalo para todos los asistentes, incluidos los voluntarios y los ponentes. Allí estábamos todos, así que terminé de saludar a Dani Jiménez, Guille García y Sacra Jáimez (WPGranada), Axel Loupias (WPAlcobendas), Daniel Arenillas (WPCádiz), Santiago Becerra,…

Organizando la recepción #WCMAD

Cuando acabamos, nos fuimos para otro de los actos tradicionales de cualquier WordCamp.

Cena de patrocinadores, ponentes y voluntarios

En la cena vi a otros tantos conocidos de la comunidad de WordPress, como fueron Ana Cirujano (WPVillalba y WPTorrelodones), Pablo Moratinos (WPIrún), Fran Torres y Antonio Cantero (WPGranada), Priscilla Bocage (WPZaragoza), Rocío Valdivia (WPMarbella), Nestor Angúlo (WPCanarias), Fran González (Madrillano para los amigos), Ibon Azkoitia, Juan Hernando (WPPontevedra),…

Estando en la barra pidiéndome un refresco, escuché detrás de mí en voz muy susurrante: «Machete…». Me di la vuelta, y aunque en un principio me costó reconocer al autor de esa palabra debido a su cambio de look, pronto me di cuenta de que era el gran Nilo Vélez (WPSevilla), otra persona a la que admiro mucho dentro de la comunidad de WordPress, por sus enseñanzas sobre traducción de plugins.

También estuve gran parte de la cena conversando con Axel, Julio y Lorena, pero sobre las 23:00, me fui para casa, ya que había que estar fresco para el día siguiente.

Dejando todo preparado

A las 6:30 quedé con Lorena y Fonso de nuevo, para ir a La Nave, esta vez para el gran día. A las 7:00 llegamos. Menudo frío que hacía. Allí estaban ya esperando Eduardo Tornos y Santiago Becerra. Como el edificio aún estaba cerrado, tuvimos que entrar por la entrada de vehículos.

En la fila de coches estaban Dani Serrano (quien empezó a bromear, haciendo como si estuviese en un autoservicio) y Jaime Gármar. A la de personas empezaron a llegar Jose Luis Losada y Wajari Velásquez (WPPontevedra), Axel, Julio, Ángel, Guille, Dani, Alejandro Gil (WPZaragoza),… en resumen, todos los que estábamos allí para hacer que ese día fuese estupendo para los asistentes.

Sin embargo, cuando entramos al edificio, nos llevamos todos una gran sorpresa desilusionante. Resulta, que unos días antes de la WordCamp, hubo un evento en La Nave, y dejaron toda la basura allí. Nosotros, la tarde de antes, pensábamos que iban a limpiarla, pero al llegar el sábado por la mañana, vimos que no fue así. Pero bueno, con todo el equipazo que estábamos allí, limpiamos, montamos las papeleras y pusimos fruta en las mesas para todos los asistentes.

La Nave antes de #WCMAD

El espectáculo va a comenzar

A las 8:30 se abrían las puertas. Carla y Dani, que eran los responsables de las acreditaciones, pidieron voluntarios para el mostrador, y Axel y yo formamos pareja para acreditar a los asistentes de la A a la E. Mientras uno recibía a las personas, les preguntaba sus nombres y preparaba su acreditación, el otro se encargaba de buscarlo en la lista, coger la camiseta de la talla que había pedido y la bolsa de regalo.

Axel y JuanMa en acreditaciones #WCMAD

Tardamos unos 40 minutos en dar la bienvenida a las más de 600 personas que vinieron a disfrutar del día en La Nave.

La primera charla de la mañana, que se celebró en un solo track en el auditorio principal, corría a cargo de Itziar Sistiaga, una escritora que vino a hablarnos sobre como la comunidad de WordPress puede llegar a volcarse cada vez que uno de sus integrantes necesita ayuda, y como cada uno puede aportar algo, por muy pequeño que parezca.

Personalmente, me hubiese gustado escuchar esta charla hasta el final, pero tenía que ir al Track C, para ser la sombra de Víctor Sáenz y Pedro Crespo (WPCádiz) en el taller que dieron sobre como hacer un bloque de Gutenberg desde cero, en tan solo una hora. Este taller me gustó bastante, pues como desarrollador que soy, me llama la atención todo lo que sea picar código.

El momento del desayuno: en busca del churro perdido

Pues sí amigo lector, todo un desayuno el que montamos en la WordCamp. Pastas, galletas, fruta, café con imágenes impresas en la espuma,… Pero lo más esperado por todos: los 1100 churros que hubo. ¿Y te puedes creer que no pude comerme ni uno con las ganas que tenía? Pues sí, como te lo cuento.

Churros #WCMAD

Pero bueno, no me importó mucho la verdad, porque el motivo de no conseguir churros fue por quedarme charlando con amigos como fueron Antonio Martínez, Miguel Ángel Pérez y Jesús Yesares (WPGranada), Diego Esteban, Isra Escuer y César Frisa (WPZaragoza), o a nuevas caras como Carlos Castellanos, Santiago Alonso y Danyel Perales (este último, responsable del blog «Tutorial WordPress»).

Continúan las ponencias

Después del desayuno, me tocó ayudar a José Ángel Vidania en las charlas rápidas del Track B. En esta ocasión, mi labor solo consistía en avisar al siguiente ponente que se preparase para salir al escenario, por lo que pude disfrutar más de lo que fueron a contar David Pérez (quien nos habló de como subir archivos a nuestro servidor con Git), Jorge Fosela (que vino a hablarnos de como hacer que un plugin que no esté en el repositorio de WordPress nos muestre el mensaje de actualización), Jesús Amieiro (que nos contó como gestionar WordPress desde la consola de comandos con WP-CLI) y Juanka Díaz (quien nos dio 10 consejos para no hacer una «ñapa» de web).

Un ratito de relax… si quieres

Aunque siendo voluntario en una WordCamp te lo pasas pipa, conoces mucha gente y descubres lo difícil que es organizar un evento de semejante categoría, también es cierto que pasas un fin de semana trabajando a piñón (pero con gusto). No obstante, los organizadores de las WordCamps (y en esta no iba a ser menos), dejan siempre unas horas libres, para que descansemos y, si nos apetece, asistamos a alguna ponencia.

Pero como yo soy un culo inquieto, y no se estarme parado, ¿qué hice? ¿Descansar? No. Aproveché que acababa de llegar el camión con la comida para los asistentes, y ayudé a mis compañeros a descargarla. Sinceramente, no conté los voluntarios y organizadores que estábamos en ese momento allí, pero yo creo, que excepto los que tenían que estar en los distintos tracks de ponencias, todos.

En tan solo 50 minutos, montamos las mesas para poner la comida, descargamos más cajas de comida que asistentes que pudiese haber allí (siempre se compran algunas de más por lo que pueda pasar), descargamos las bebidas y preparamos todo para que los verdaderos protagonistas de la WordCamp (los asistentes), que habían venido de casi todas partes de España, no pasasen hambre.

Mira al pajarito

Después de las ponencias de la mañana, y justo antes de comer, se celebra otro de los momentos tradicionales de una WordCamp: la foto de grupo. En esta ocasión, nos juntamos todos en el centro de La Nave, saludando y sonriendo, para conseguir una imagen estupenda.

Foto de grupo de #WCMAD

Yo, me puse junto con mis compañeros de Granada, con quienes estuvimos bromeando sobre la foto de grupo de la WordCamp de allí, donde casi nos quedamos ciegos por el sol que hacía ese día.

Al papeo

Una vez que hicieron la foto, los voluntarios comenzamos a indicar a la gente hacia donde se tenían que dirigir para coger su caja de comida y su bebida. Como la cola que se formó era eterna, Julio tuvo una excelente idea: llevar la comida a la cola en vez de que la cola vaya a la comida.

Y así lo hicimos. Cada uno de nosotros (voluntarios y organizadores), comenzamos a coger cajas de comida en pilas de 5 o 6, y acercarlas a la fila. De esta forma, los que ya tenían comida se iban quitando y en tan solo 5 minutos, pudimos atender a las 600 y pico personas que estaban allí, así que ya nos podíamos ir a comer nosotros también.

Junto con Lorena, Guillermo y Raúl, cogí una caja de comida y me fui al mostrador de acreditaciones a comérmela allí. Mientras comía, tuve la ocasión de conocer a Mónica Delgado, una copywriter de Collado Villalba que asistía a la WordCamp por primera vez y estaba interesada en el grupo de Meetup de allí, por lo que decidí presentarle a Ana Cirujano para que ella le explicase mejor cuando y donde se solían reunir.

Raúl, Mónica y JuanMa a la hora de comer #WCMAD

Durante la comida, también me acerqué a mis amigos de Zaragoza, para saludar a Nia Gómez, una diseñadora apasionada por la programación que conocí en WordCamp Zaragoza 2019, y a la que desde entonces considero también una de mis tantos amigos y amigas de WordCamp.

Delegación Zaragoza #WCMAD

Show must go on (el show debe continuar)

Ya con los estómagos rellenos y las pilas nuevamente cargadas, tocaba seguir con la jornada. Aunque me hubiese venido bien ir al Track B a hacer unas sentadillas con Daniel Arenillas (tengo ganas de ver esa charla en WordPress TV), en ese momento tenía que estar en el Track C, ayudando a Jaime a ser la sombra de Juan Luis Coto (WPVillalba), quien nos enseño como, con la ayuda de unos plugins, podíamos montar una intranet para nuestro negocio.

Aunque hasta ahora siempre había pensado que para ese tipo de problemas existían otras soluciones en el mercado, y que WordPress no debería utilizarse para ello, he de decir que la charla de Juan Luis me fascinó bastante y me hizo plantearme una nueva visión. Es cierto que para una gran empresa sigo recomendando otras opciones más específicas para la gestión, pero para un profesional independiente o para una pequeña empresa, los plugins que nos enseñó el ponente pueden ser una solución adecuada.

Relaxing cup of café con leche impresa in #WCMAD

Cuando acabó el taller de Juan Luis (y el resto de ponencias en los otros tracks), fuimos a tomarnos un café con pastas antes del último empujón. Pero no todo es comer, pues además de Dani con sus sentadillas, Ana Santiago nos puso a dar vueltas alrededor de la zona de networking a todos los que queríamos saber cual era el reto B, así que el deporte también estaba asegurado.

También estuve hablando con amigos como Carlos M. Díaz (WPMadrid), quien me resolvió una duda que tenía acerca de los temas de WordPress y Victoria Silva, una compañera de WPAlcobendas que casi se queda sin poder asistir al evento, por lo que me dio mucha alegría verla por allí.

Después del café, continuaron las charlas, pero yo tenía ese rato libre, por lo que lo aproveché para descansar un poco y seguir haciendo un poco de networking con los patrocinadores y el resto de voluntarios que tenían también la hora libre (como eran Patricia Busquets, Alejandro Gil, Laura Esse, Fonso Sánchez,…).

Tres sombras para dos ponentes

A las 17:15 me tocó volver, junto con Patricia y Guillermo, al Track B. Fuimos a hablar con Vidania para que nos dijese qué hacer allí, pero al tratarse de charlas de 10 minutos de duración sin preguntas, lo único que hacía falta era una sombra, así que nos sentamos los tres en un sitio donde los ponentes pudiesen vernos, y mientras uno controlaba el tiempo, el otro avisaba estaba al tanto de las indicaciones de José Ángel y el tercero enseñaba el cartel.

En este track pude ver a Bosco Soler, quien nos habló de como hacer una web mínima viable en 24 horas, antes de invertir tiempo y dinero en algo que nadie visitase, y Pablo David Núñez Coca, que nos contó de qué forma en MasScience (una asociación sin ánimo de lucro en la que él participaba) WordPress ayudaba a niños desfavorecidos y en riesgo de exclusión social.

Se aproxima el final… de la tarde

Ya habían terminado las ponencias y los talleres en los tracks B y C. Solo quedaban dos charlas: una, en las que un Juan Hernando desilusionado por no poder dar las campanadas en la Puerta del Sol, nos habló de las 12 cosas que se deben hacer después de una WordCamp, y la mesa redonda en donde los expertos Isa Gómez, Moncho Padrón, Carla Saiz, Álvaro Gómez, Madrillano, Iván Expósito, Nilo Vélez y Roberto Vázquez (Weiko), hicieron un debate y nos dieron su opinión de cual va a ser el futuro de WordPress.

Al finalizar el debate, Pablo Poveda (organizador principal de #WCMAD) salió al escenario, donde agradeció a todos los asistentes que hubiesen venido, nombró a los patrocinadores, hizo un resumen de las cifras del evento, presentó al resto de organizadores y a los voluntarios.

En ese momento, los voluntarios (supuestamente) ibamos a subir al escenario dando palmas para bailar una coreografía que nos había enseñado Gaby Zapata (otra de las organizadoras), pero hubo un fallo con la música, y al final solo salimos a saludar (aunque eso sí, entusiasmados de estar allí).

Por último, se hicieron las entregas de premios y nos fuimos todos al…

Afterparty

El tercer (o cuarto, no sé cuantos llevo ya) momento tradicional de una WordCamp. Normalmente se celebra en un local (tipo discoteca) de la ciudad en la que se celebra el evento, con música alta, alcohol,… en fin, una discoteca. Pero en este caso no. He de decir que el afterparty de Madrid me gustó mucho, ya que se celebró también en La Nave, y lo que hicimos fue sacar comida y bebida allí, para que la gente siguiese haciendo networking, mientras había música de fondo.

Era el momento de hablar con todas las personas que ya conocías y que habías conocido ese día. De echarse fotos en el photocall, de contar anécdotas de otros encuentros,…

Yo, me entretuve en hablar con mis compañeros de Granada (con quienes me hice una foto), con mis compañeros de Alcobendas, Axel y Julio, (junto a quien también me saqué un par de fotos), con los chicos de Zaragoza (recuerdo que nos estuvo contando a César y a mí que había comenzado a trabajar en una empresa haciendo desarrollo para Android y que el diseño de la app en la que estaba trabajando ahora no le convencía mucho) y con muchos de los asistentes que se quedaron a disfrutar de aquel momento.

Delegación Granada #WCMAD

También estuve hablando con Fede Padilla (a quién ya conocía de WordCamp Granada) y con Sara Villena (ambos de WPMálaga), y como no, con mi gran amigo Héctor Daniel López, a quien di un gran abrazo, pues lo conozco también de WPGranada, además de vivir en Almuñécar, cerca de Carchuna.

A partir de las 22:30, la gente comenzó a marcharse, así que recogimos y limpiamos, para poder irnos a descansar y así estar frescos para contribuir a la comunidad el domingo.

Contributor Day

A las 11:00 se abrían las puertas, esta vez, en el Campus de Google de Madrid. A los voluntarios, nos citaron los organizadores para las 10:00.

Al llegar allí, estaban Eduardo Tornos, Santiago Becerra y Jose Manuel Ropero, esperando para entrar. Vimos que el guarda de seguridad abrió la puerta, así que entramos, pero este nos dijo que hasta que no llegaran los organizadores que no podíamos pasar, por lo que volvimos a salir a la calle. En ese instante llegó Bárbara también.

Al poco tiempo, llegó Dani Serrano, y como él era organizador, probamos suerte de nuevo. Sin embargo, el que estaba autorizado a entrar era Pablo, y hasta que no llegase él, no podía entrar nadie. Poco a poco fueron llegando el resto: Fernando Tellado, Jaime, Guille, Dani Jiménez, Ángel, Guillermo, Lorena, Axel, Julio, Laura,…

Por fin llegó Pablo, con la furgoneta cargada con la comida que había sobrado el día anterior, así que la descargamos y por fin pudimos entrar al Campus. Eran poco más de las 10:40, y ya comenzaban a verse en la puerta los asistentes que venían ese día. Nos organizamos para ir recibiéndolos, acreditándolos y guiándolos hacia el auditorio del Campus, donde se iba a hacer la presentación del día.

A mi me guhta el WorPreh

Pues sí, mientras la gente seguía sentándose y el acto empezaba, pusieron el éxito de moda en la comunidad de WordPress.

Cuando terminó, y la gente ya estaba sentada, Pablo dio comienzo a la jornada. Explicó en qué consistía el Contributor Day (o Día del contribuidor), cómo había que registrarse en WordPress.org y en el Slack de WordPress España, y presentó a los que iban a ser los responsables de cada mesa.

Estaba la mesa de diseño, a cargo de Ana Cirujano. Plugins bajo la tutela de Samuel Aguilera. De WordPress TV se encargaba José Ángel Vidania. Priscilla Bocage con la mesa de márketing. Pablo Moratinos fue el responsable de Soporte. Rocío Valdivia se ocupó de comunidad. Nilo Vélez, aunque afónico, fue quien enseñó a aquellos que querían colaborar traduciendo. Y por último, la mesa de core estuvo asignada a David Marín y Matías Ventura.

Después de eso, cada uno nos fuimos a la mesa que más interesante nos pareció. Personalmente, me fui a la de plugins, pues aunque ya he contribuido de esa forma y tengo dos plugins en el repositorio, nunca viene mal asistir y aprender cosas nuevas. Allí, Samuel nos enseñó a los que nos «pegamos» a él, las normas que teníamos que seguir para subir un plugin y que los moderadores nos lo acepten.

Plugins Contributor Day #WCMAD

En esa mesa pude coincidir, entre otros, con Axel y con Santiago Alonso.

A por la rica pizza y cierre

Sobre las 14:30 de la tarde, el olor a pizza anunciaba que las horas de contribución habían llegado a su fin (durante ese día). Bajamos a la cafetería del Campus y allí estaban las cajas con pizzas para todos los gustos (de carne, veganas, mixtas, con piña,…).

Estando en un grupo con otros compañeros, mientras Gaspar García nos hablaba un poco de su experiencia en la vida, vi que Laura Díaz, una chica que había venido desde Bilbao para dar una charla, estaba sola, así que hice lo que cualquier persona que haya ido a una WordCamp haría en este caso: acercarme a ella, presentarme e incluirla en la conversación con el resto.

Con el estómago lleno, pasamos de nuevo al auditorio, donde Pablo Poveda llamó a los responsables de cada mesa e hicieron el repaso de lo que se había conseguido en cada una.

Repaso del día #WCMAD

Cerrando #WCMAD

Aunque en este caso no puse mi tradicional tuit, en el que menciono a todas las personas que me he encontrado y he conocido en la WordCamp (ya que después de todo el fin de semana fuera me apetecía terminarlo tranquilamente desconectado en casa con mi chica), aprovecho estas líneas para decir que:

Bravo por Gaby Zapata, Fernando Tellado, Julio Loupias, Carlos Bravo (que no pudo asistir), Ángel Zinsel, Jaime Gármar, Dani Serrano, Carla Saiz, José Ángel Vidania y Pablo Poveda por todo lo que montaron ese fin de semana para que la comunidad de WordPress se reuniese y aprendiese más sobre ese CMS / Framework.

Todo un placer trabajar con Alejandro Gil, Fonso Sánchez, Ana Santiago, Ángel Moreno, Axel Loupias, Bárbara Varas, Dani Jiménez, Eduardo Tornos, Gaspar García, Guillermo Chico, Guille García, Iván González, Jose Luis Losada, Jose Manuel Ropero, Laura Esse, Lorena Meana, Patricia Busquets, Raúl Hermoso, Sacra Jáimez, Santiago Becerra y Wajari Velásquez. Sois fantásticos chicos, espero veros en otras WordCamps.

Me ha encantado volver a ver a Ana Cirujano, Álvaro Sánchez, Antonio Cantero, Antonio Martínez, Carlos M. Díaz, César Frisa, Daniel Arenillas, David Pérez, Diego Esteban, Nia Gómez, Fede Padilla, Fernando G. Rebolledo, Fernando Portomeñe, Fernando Puente, Fran Ortiz, Madrillano, Francisco Torres, Héctor Daniel López, Ibon Azkoitia, Inma López, Israel Escuer, Jefferson Mora, Jesús Yesares, Juan Hernando, Juanka Díaz, Juanma Aranda, Julio de la Iglesia, Marta Torre, Miguel Ángel Pérez, Mónica Gastiasoro, Nahuai Badiola, Néstor Angulo, Nilo Vélez, Oscar Abad Folgueira, Pablo Moratinos, Paco Marchante, Pedro Crespo, Priscilla Bocage, Raana Heyrati, Rocío Valdívia, Susana Ibáñez y Víctor Sáenz (y la lista sube por cada WordCamp).

Y como no, conocer a Carlos Castellanos, Danyel Perales, Esther Solà, Gerardo G. Asensio, Jorge Fosela, Laura Díaz, Mónica Delgado, Samuel Aguilera, Santiago Alonso, Sara Villena, a quien desde ahora, considero muy buenos amigos.

Ahh, y se me olvidaba, un amigo al que eché mucho de menos en esta WordCamp y al que espero poder volver algún día: el gran Chabi Angulo.

Seguro que hay alguno a quien no haya nombrado, pero le pido por favor que no me lo tenga en cuenta, ya que éramos muchos ese fin de semana.

La próxima cita la tenemos en Irún, así que por allí nos veremos 😉

P.D.: Muchas de estas fotos no las he hecho yo, sino mis compañeros voluntarios en #WCMAD. Como no sé quien ha hecho cada una, no los puedo nombrar, pero le agradezco a todos que las compartiesen con el resto.